De la revolución sexual a la revolución tecnológica 3

Más de 60 años después de su lanzamiento con una sonriente Marylin Monroe saludando en portada, la edición norteamericana de Playboy ha anunciado que dejará de publicar desnudos completos. El motivo, según ha explicado el director ejecutivo de la revista, Scott Flanders, es la imposibilidad de competir con Internet: “Ahora se puede acceder gratis y con un solo click a cualquier acto sexual imaginable”.

not_20101109_552645Playboy continuará publicando fotografías provocativas y seguirá eligiendo a la palyamate de cada mes, pero ya no se verán mujeres completamente desnudas. Solo se publicarán imágenes aptas para mayores de 13 años y con menos producción, al estilo de Instagram. La renuncia a una de las principales señas de identidad de la revista responde, así, a una estrategia de renovación para adaptarse a las redes sociales y conseguir atraer a un público más joven.

De hecho, Playboy ya retiró los desnudos de su sitio web en agosto pasado, para darle un aire más juvenil y poder acceder a plataformas como Facebook y Twitter. Desde entonces, el tráfico de su portal en Internet se ha cuadriplicado, pasando de cuatro millones de usuarios únicos a 16, y la edad media de sus lectores ha caído de los 47 a los 30 años.

Adaptarse o morir. No le quedaba otra salida a esta emblemática publicación que ha pasado de vender 5,6 millones de ejemplares en sus inicios a 800.000 en la actualidad. Atrás han quedado aquellos tiempos en los que Playboy era un escaparate de actrices, modelos y cantantes como Sharon Stone, Madonna o Naomi Campbell, para quienes aparecer ligeras de ropa en la revista de Hugh Hefner supuso un impulso a sus carreras. El imperio creado por el fundador de Playboy se sostiene ahora gracias a las ventas de productos con el icónico logo de la conejita por todo el mundo, que permiten afrontar las pérdidas de la revista.

Ante los malos resultados de la publicación, Playboy confía en salvar su revista con el nuevo diseño, que se presentará en marzo de 2016 y con el que se espera atraer a más y más jóvenes lectores a través de contenidos de calidad, sin utilizar el cuerpo de la mujer como principal reclamo. La nueva revista se centrará en el periodismo de investigación, la ficción y las entrevistas e incorporará alguna sección, aunque el formato seguirá siendo esencialmente el mismo y se continuará apostando por la edición impresa.

En Playboy se han dado cuenta de que consumir material erótico comprando una revista está ya tan anticuado como hacerlo acudiendo a un videoclub. Pero incluso el propio acto de ir al quiosco puede tener los días contados. Habrá que comprobar, por tanto, si la revista que promovió la revolución sexual a mitades del siglo pasado será capaz de sobrevivir a la revolución tecnológica del siglo XXI.

3 comentarios en “De la revolución sexual a la revolución tecnológica

  1. Contestar Mar Oct 15,2015 2:13 pm

    Renovarse o morir. Está claro que es la única opción que les queda a muchos medios de comunicación. Tendremos que esperar para ver si la nueva estrategia funciona para Playboy.

  2. Contestar ACR Oct 15,2015 3:21 pm

    Internet y las redes sociales han hecho tambalear la estabilidad de que gozaban muchos medios de comunicación, como es el caso de Playboy. Muros de pago, cambios de diseño…miles de estrategias que aun no sabemos si servirán para ganar la batalla

  3. Contestar Cèlia Oct 15,2015 4:40 pm

    És una llàstima que la decisió de deixar de publicar dones despullades sigui econòmica i no moral. Tot el món de les conilletes i la mansió playboy està totalment desfasat en les societats modernes on, afortunadament, hem avançat una mica en termes d’igualtat i el tractatment de la imatge de la dona..

Comenta el artículo