El efecto Charlie o cómo convertir una crisis en oportunidad 5

Una semana después de la multitudinaria manifestación en París contra los atentados en la sede de Charlie Hebdo, el barómetro Ifop-Fiducial realizado para la revista Paris Match y Sud Radio revelaba una espectacular remontada de la satisfacción de los franceses con su jefe de estado, François Hollande. El que se había convertido en el presidente menos popular de la V República recuperaba, tras los trágicos sucesos, 21 puntos de confianza de sus ciudadanos, el 40% de los cuales dice ahora aprobar su gestión. Según han explicado desde la propia Ifop, se trata de “un fenómeno rarísimo en la historia de los barómetros de opinión”.No sólo Hollande, sino todo el ejecutivo, con Manuel Valls y Bertrand Cazeneuve como cabezas más visibles, han salido paradójicamente reforzados de la mayor crisis que han tenido que gestionar los socialistas franceses desde que llegaron al gobierno en 2012. Convertir una crisis en una oportunidad es algo poco común y más bien insólito en política, pero lo ocurrido en París demuestra que es posible si se toman las decisiones correctas en el momento correcto, si se actúa de forma rápida pero a la vez planificada y si, por encima de todo, se sabe comunicar adecuadamente.

La inmediatez con la que el Presidente se trasladó a la redacción de Charlie Hebdo tras el atentado, la convocatoria de urgencia de varias reuniones interministeriales –no sólo con los máximos responsables políticos sino también con los de la policía, la gendarmería y de los servicios de inteligencia– y el diseño de un plan de acción con tres ejes claros –dar caza a los terroristas, proteger los lugares públicos y mantener la unidad parlamentaria– forman parte de una gestión ejemplar. Una gestión que probablemente no habría tenido un impacto tan directo en la percepción de los franceses sobre su gobierno sin una buena comunicación.

A través de continuas comparecencias ante los medios, se mantuvo informados a los ciudadanos y se transmitió, desde el primer momento, que el ejecutivo había tomado las riendas de la situación. Los portavoces –principalmente el ministro del Interior, el primer ministro y el propio presidente–  fueron impecables en sus discursos, mostrando empatía con las víctimas y, a la vez, firmeza y determinación en la lucha contra el terrorismo y la defensa de la libertad de expresión. Por no mencionar el valor que tiene, tanto desde el punto de vista político como comunicativo, la imagen de Hollande arropado por más de cincuenta dirigentes políticos de todo el mundo, movilizados más rápidamente por el gobierno galo que por cualquier cumbre internacional.

Todos recordamos el cúmulo de despropósitos que llevó al Partido Popular a perder las elecciones tras el que fue el mayor atentado de la historia de España. Diez años después del 11M, la tragedia de París demuestra que las crisis no siempre pasan factura. Bien gestionadas y con una buena comunicación, pueden incluso resultar rentables.

5 comentarios en “El efecto Charlie o cómo convertir una crisis en oportunidad

  1. Contestar Mar Ene 29,2015 3:56 pm

    ¿Quién le iba a decir a François Hollande que podía salir beneficiado de algo así? Está claro que la buena comunicación en momentos críticos es clave.

  2. Contestar ACR Ene 29,2015 3:58 pm

    Otro ejemplo de mala gestión institucional de una crisis fue el caso Prestige, donde la política comunicativa se caracterizó por la negación de los hechos y la falta de transparencia, hecho que conllevó multitud de protestas y el descrédito de la clase política.

  3. Contestar Juanra López Feb 2,2015 11:06 am

    Rajoy, Ana Mato y muchos otros tendrían que tomar ejemplo de sus homólogos franceses. Recordemos el caso de la crisis del ébola, sin necesidad de remontarnos demasiado en el tiempo..

  4. Contestar Virgili Feb 11,2015 10:08 am

    Coincideixo plenament amb el contingut de aquest escrit : clar, concís i d’una veracitat aclaparadora.

    Els fets comentats en el bloc demostren que no ni ha prou amb ser un bon polític sinó s’és un bon estratega o s’envolta de bons assessors.

    L’historia ens demostra que una cosa sense l’altre no porta en lloc, solament a la mediocritat.

  5. Contestar Pablo Feb 27,2015 8:30 am

    Este articulo nos revela dos aspectos. Por una parte la gestión inmediata que los políticos hacen de una crisis es muy importante: que estrategia de comunicación eligen, que mensajes transmitir y que actitud adoptar frente a una opinión pública en alerta. Y por otra parte que beneficio político pueden obtener…
    Creo que a la hora de establecer una estrategia estos dos puntos están analizados… Lo que pasa es que a veces el segundo, que se puede apreciar a posteriori, no siempre es lo esperado como en el caso del PP después del 11M.
    Al contrario, por su estrategia clara, como explicado en el articulo, Hollande ha crecido a la vez en los sondeos (tampoco podía bajar mas!) y como “jefe de estado”. También le ocurrió a Bush Jr después del 11 de Septiembre. Supo beneficiarse, políticamente hablando, de la crisis y ganar un segundo mandato. Muchos analistas políticos americanos piensan que sin los atentados del 11S no hubiera vuelto a la Casa Blanca. Eso si, con una estrategia de comunicación muy diferente, seguramente mas belicosa y adaptada al electorado americano…
    Llegamos a preguntarnos si es la crisis que crea un “leader”, o es que la crisis hace que se revele?

Comenta el artículo