Quien paga manda 5

En nuestro último post, analizábamos los resultados de una encuesta realizada recientemente por el Col·legi de Periodistes de Catalunya que refleja una visión muy pesimista de los periodistas sobre su profesión. Uno de los datos más sorprendentes del estudio es el suspenso en credibilidad –con una nota media de 4,52– que reciben los medios de comunicación. Que los propios periodistas tengan una opinión tan negativa de la prensa es bastante preocupante y debería hacernos reflexionar sobre la necesidad de recuperar un periodismo de calidad que inspire confianza a los ciudadanos, por el bien de la democracia.quien paga manda

La preocupación por la mala salud de nuestro periodismo ha llegado hasta el New York Times, que precisamente dedicaba hace unos días un amplio reportaje a la baja credibilidad de los medios de comunicación españoles. El artículo alerta sobre la falta de independencia editorial que afecta a los grandes periódicos, radios y televisiones, y que se explica, según las fuentes consultadas por el diario estadounidense, por “la combinación de presiones gubernamentales y financieras”.

No es ningún secreto que los efectos de la revolución digital y la disminución de los ingresos por publicidad han dejado a los grandes medios tradicionales en una difícil situación financiera. Esto les ha llevado, como explica el reportaje, a autocensurarse sobre algunos contenidos perjudiciales para sus principales anunciantes o para los bancos dueños de su deuda. El New York Times cita el ejemplo de El País, que dejó de publicar o modificó artículos sobre Telefónica, empresa accionista de Prisa, o sobre Qatar, mientras el diario negociaba la inversión de una compañía qatarí.

El reportaje también hace referencia al control que el Gobierno ejerce sobre la radio y la televisión públicas y explica cómo Rajoy modificó la ley para poder nombrar al presidente de RTVE sin el consenso de otros partidos. También expone casos en los que se han silenciado informaciones perjudiciales para el Ejecutivo, como el de las adjudicaciones a una empresa fundada por el ministro Montoro. Asimismo, el artículo del New York Times vincula los despidos de los directores de los principales periódicos a presiones políticas y pone como ejemplo la marcha de Pedro J. Ramírez de El Mundo tras la publicación de los SMS del presidente del Gobierno a Bárcenas.

Son cada vez menos las personas que están dispuestas a pagar por contenidos informativos. Son cada vez menos, también, las pequeñas y medianas empresas que, a raíz de la crisis, pueden seguir realizando inversiones publicitarias en los medios tradicionales. Y, como dice el refrán, quien paga manda. Hoy por hoy solo las grandes corporaciones y administraciones públicas pueden garantizar, a través de inversiones o subvenciones, los ingresos que permiten a los medios tradicionales subsistir. Pero sin independencia económica no se puede mantener la independencia editorial y, sin esta última, se pierde la credibilidad que sostiene las ventas. Salir de este círculo vicioso es el gran desafío de los medios tradicionales.

5 comentarios en “Quien paga manda

  1. Contestar Paula Nov 12,2015 12:24 pm

    Qué lástima que el periodismo se haya convertido en esto. Realmente, los medios deberían hacer una reflexión al respecto.

  2. Contestar nolo Nov 12,2015 4:40 pm

    La veritat no dóna rèdits pecuniaris i només de satisfacció personal no es pot anar a omplir el cistell al mercat. Tot el meu respecte i admiració per aquells que poden anar amb la cara ben alta.

  3. Contestar MJ Nov 12,2015 5:12 pm

    Es un problema que siempre ha existido. No recuerdo haber visto nunca una mala noticia del Corte Ingles. Pero la crisis ha agravado la situación. Es verdad que corren malos tiempos para nuestro periodismo…

  4. Contestar Lucía Nov 13,2015 10:40 am

    Felicidades por el post. Es alucinante como una misma noticia se explique de manera tan distinta según el medio donde se publique, a causa de los intereses económicos que hay detrás de cada cabecera.

    La información debe pasar diferentes filtros antes de salir a la luz que la desvirtúan y muchas veces la hacen desaparecer… Desde aquí lanzo un SOS a los valores del periodismo

  5. Pingback: ¿La mirada personal puede salvar el periodismo? ← GPS el Blog de Mapa Media

Comenta el artículo